La insoportable levedad del píxel

Tenía que llegar…

Comienzo mi andadura como humilde “insertador de palabras con olor a baquelita” como “bardo del beep y del chirrido de carga” en el presente espacio dedicado a lo retro, (concretamente a la retrocomputación), y a los amigos (ésto sin concretar).

Pensaréis que ya se ha dicho y escrito acerca del tema todo lo que un mono con una máquina de escribir podría haber escrito en varios eones, lo sé, sin embargo éste, como el resto de artículos que posiblemente perpetre, pretende nacer de un origen genuino, tanto como mi subjetiva opinión y mis peculiares vivencias puedan abarcar, y abierto, recogiendo vuestras opiniones como si de un Sonic ávido de anillos se tratase. (Con sonido de “campanita” incluido).

Así, dejando esta introducción tan seria y hoscona, paso a hablar de mi libro, que es a lo que vengo…

La insoportable levedad del píxel. Tras este elegante título, rimbombante y plagiador donde los haya, se abre paso, sin más dilación, nuestro especímen de estudio: el píxel.


Píxel “normalito”, Píxel “CPC mode 0” y Posible píxel “CPC mode -14”

Más de uno lo conoce, ya lo sé, pero es que últimamente no paran de intentar esconderlo:

¡NO AL FILTRO BILINEAL, TRILINEAL, N+1LINEAL NI A LAS GAFAS SUCIAS!
¡DÍ “NO” AL SUAVIZADO DE FUENTES!
¡PÍXELES CUADRADITOS Y COMO PUÑOS!

Paso a explicarme…

En el mundo del gráfico y el colorín, éste es, sin duda, el “Alfa y el Omega”, el séptimo Chakra, el ónfalo griego, el nudito que une las tirillas de un tanga.., en definitiva, ¡el glorioso ladrillo básico y creador de todo videojuego, pasado y futuro!

¿Y qué es un videojuego sino un campo de berenjenas? (apuntad esta frase), ¿un espacio de retos para mentes inquietas en el que las pruebas y viajes se desarrollan en un mundo de mayor o menor nivel de abstracción y donde acaso  toman vida a tenor de nuestra imaginación?

¿Es acaso un puñado de píxeles escasos menos emotivo y evocador que lo último en 3D?

¿Quién os transmite más, el adorable ser de la izquierda o el acartonado engendro de la derecha?

Definitivamente, el píxel trasmite lo oculto, la esencia: “algo que conecta con tu alma”.

En la extrema abstracción del pixel cabe toda nuestra imaginación, en la ausencia de “dientes de sierra” y en la suave transición de colores se pierde el espíritu del artista. Trazos de pintor que desaparecen del cuadro, apagando el poder de nuestro propio mundo inventado: con la resolución todo se nos da hecho, prefabricado.

No digo que deba desaparecer la inventiva videojueguil “apoyada sobre hombros de gigantes” tecnológicos, no, mi razonamiento es más el tomar toda obra de diversión computerizada como se merece, como una creación intemporal, sin más defecto ni virtud que los que también aquejan a los encerados frutos modernos en cuanto a diversión y mensaje o al talento y originalidad.

En afán de llevar de la mano a las nuevas generaciones a amar al puntiagudo píxel, tiernos retoños nacidos al calor de los ventiladores de “Pleiesteisons”, intentaré elucubrar el ambiente de pantalón campana y pelo cardado ochentero a través de nuestro “Cron-o-matic (TM)”, particular:

“Mientras una canción de Mecano ondeaba disolviéndose en el cálido aire de agosto que penetraba perezoso por la ventana,  nuestros pantalones cortos se fundían en la silla de tapizado de esparto de la habitación de Manolín, sito a mi lado, nuestro amigo inseparable, maestro del ajuste de azimut y golpes secos en cinta.

Chirridos estridentes surgían de aparatos exclusivos y mágicos, haciendo que nuestros sueños se revelasen línea a línea en aquel pequeño televisor.

La espera era larga. El manoseo de la caja e instrucciones se asemejaba al movimiento maniqueo de una beata con su rosario en pleno éxtasis místico.

En cierto momento, esta pose era interrumpida por el infuso conocimiento del final de carga, tras lo cual asíamos el joystick (joíopalo) cual plátano que quisiésemos pelar a fuerza de presión constrictora.

¡Y ahí estaban! ¡Aleluya! ¡Ese movimiento desenfrenado de imágenes en pugna por acercarse a nuestro personaje, de pieles urticantes y venenosas, con las que un ligero roce nos haría perder la vida!

Cada figura, de resolución ínfima, invitaba a creación de historias a su costa: ¡Ese batracio se gasta muy mala baba; es que en su casa su mujer se la pega! ¡Aquel candelabro a cobrado vida; y parece que no viene a darnos fuego, oiga!”

Así, las grises y ociosas tardes se convertían en un sinfín de experiencias que conformarían nuestra memoria, ahora quizá irrepetibles, a costa de unos míseros píxeles, unos amigos inseparables y un “bollicao”.


Efectivamente, nosotros fuimos ellos.

¿Acaso no es esto extrapolable a cualquier situación en la que uno se reúne con amigos a jugar, charlar y pasarlo bien hoy en día? ¿Veis relevante la resolución en pantalla con la diversión?

Por tanto, doy punto final a mi oda a favor del píxel, del gráfico escalonado, del color básico y de los amigos que, teniéndo quizá otros lugares donde estar, otra personas con las que compartir su tiempo, nos acompañaron, desde las tímidas pero frescas fuentes de nuestras vidas a los hombretones y mujeronas que resultamos ser.

¡Hasta otra, compañeros!

Autor de la entrada: Joe Morgan

5 Responses to La insoportable levedad del píxel

  1. avatar Imsai dice:

    Compañero JoeMorgan, no puedo estar mas de acuerdo contigo, y me parece simplemente genial, la forma como has transmitido lo que es “el pixel” y lo que fue y lo que es para nosotros.

    Saludos.

    Imsai

  2. avatar ayame^ntw dice:

    Siempre digo que con pixeles todo es mucho mejor al igual que en chiptune todo suena mucho mejor <3

    Un gran post!

  3. avatar Jose Luis dice:

    Pedazo de artículo. NO PUEDO coincidir mas con tu punto de vista. Algún día (se acerca.. lo sé) veremos este 3d “por narices” que nos estan metiendo en todas partes como una moda pasajera… estoy convencido.

    Saludos

    Josua

  4. avatar FOS dice:

    Impresionante artículo, enhorabuena.

    De la misma forma que las arrugas yo también digo que “El pixel es bello”.

  5. avatar @duroweek dice:

    Mis felicitaciones por la excelente forma de expresarte.

    Duroweek

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si quieres, puedes añadir una imagen (.JPG) ->