Crónica Weekend Play Mini

Luego de una magnífica colaboración con Weekend Play que se plasmó durante la edición de 2014 de Retromálaga, nuestros amigos volvieron a solicitar nuestra colaboración para dotar de contenido retro a un nuevo evento de videojuegos. Se trataba de un evento más modesto, un Weekend Play Mini que tendría lugar en la localidad malagueña de El Rincón de la Victoria durante los días 4 y 5 de abril.

Desde un primer momento pensamos: ¿quienes somos nosotros para negarle nuestra ayuda a un amigo? Y hacia El Rincón de la Victoria partimos, dispuestos nuevamente a organizar un par de días de experiencia retro a la altura de lo que se espera de nosotros.

En esta ocasión, debido a la dimensión más modesta del evento, planteamos una zona retro humilde dónde primase el tacto directo con las máquinas a las charlas o las conferencias. Así, distribuimos nuestros esfuerzos en lo que consideramos son las tres partes que nunca deben faltar en un evento de estas características: exposición, zona de juego y torneos.

ZONA DE EXPOSICIÓN

Al contar con un espacio más reducido decidimos apostar por hacer una exposición temática centrada en alguna marca en concreto a poner cuatro maquinas sin ton ni son ni relación entre ellas. Es por ello que decidimos dedicar la zona de exposición a Sinclair, apostando por la combinación de hardware, software y material gráfico.

cronica_wpm1

Nada más entrar en la sala dónde se alojaba nuestra zona retro, los visitantes podían vislumbrar una pequeña colección de máquinas de la compañía británica, dónde no solo estarían los típicos ZX Spectrum sino que también se encontró un hueco para exponer un ZX 81 en su caja original y un Sinclair QL.

A continuación de las máquinas, la mítica vitrina que los amigos de Retro entre amigos montamos en todos nuestros eventos, donde los los visitantes pudieron rememorar sus recuerdos con títulos míticos para ZX Spectrum entre los que destacaban ediciones especiales de juegos de Ultimate, juegos con portada de Azpiri firmados por el dibujante e incluso nuevas producciones como Vega Solaris o la “nueva” edición de La Diosa de Cozumel. Lo cierto es que produce mucha satisfacción cuando ves que se acerca un padre con su hijo de la mano y le empieza a contar sus batallitas con los videojuegos mientras le va enseñando a lo que jugaba de joven.

cronica_wpm2

Como complemento a máquinas y juegos, también tuvimos diferente material gráfico repartido en la zona de exposición. Tanto alrededor de las máquinas como dentro de la vitrina los visitantes pudieron encontrarse con algunos números de revistas míticas de la época así como con el libro de ilustraciones de Alfonso Azpiri.

ZONA DE JUEGO

Si algo tenemos claro en la asociación es que los videojuegos fueron creados para ser disfrutados. Un videojuego precintado, un videojuego sellado en una carcasa protectora, una máquina protegida tras un cristal, son elementos muertos, sin vida, que no cumplen con la misión para la que fueron creados. Por ello, y nuevamente dentro de las modestas capacidades que nos ofrecía el espacio que se nos fue asignado, montamos una zona de juego con diferentes máquinas de todas las épocas tanto para el disfrute de los veteranos como para el descubrimiento por los jugadores más jóvenes.

cronica_wpm3

Siguiendo una tradición tácita de la que nadie recuerda su origen, nuevamente no dejamos un solo enchufe sin utilizar en la sala. Entre monitores, televisores, ordenadores y videoconsolas, más de una decena de equipos estaban disponibles para nuestros visitantes, con apuestas de lo más variado. Lo mismo te encontrabas un Commodore 64 ejecutando la última pieza de homebrew del momento (Bruce Lee II) como te encontrabas una consola moderna de espíritu clásico como es la Ouya cargada de juegos de nuestro amigo Locomalito, a la cual los asistentes no le dieron ni un minuto de descanso. Es bastante gratificante como miembros de las nuevas generaciones se enfrentan nuevamente a unos retos que en un principio se les antoja fáciles debido a lo tosco de algunos gráficos pero que al final se les demuestra bastante más duros de lo que se esperaban; pero aún así, se enfrentan una y otra vez hasta que normalmente son reclamados por su grupo de amigos, más que porque se rinda en sí mismo.

Cabe destacar que además de apostar por nuevas creaciones para máquinas antiguas, los asistentes también pudieron disfrutar de la pura experiencia clásica, siendo la estrella de este año el Pang!. Daba igual donde mirases, al final acabaron varias versiones del Pang! en diferentes máquinas, y ¡ay! del que se le ocurriera quitarlas, porque en pocos minutos aparecía alguien pidiendo más Pang!.

cronica_wpm4

Nuevamente, mención de honor a la Vectrex de Ckultur, máquina que atrae cual imán a los asistentes. Como en cada ocasión que la pequeña joya está disponible para uso de los visitantes, muchos fuisteis los amigos que nos disteis las gracias por poder tocar con vuestras propias manos una máquina que no se ve todos los días. Como siempre, las gracias son para vosotros por acudir.

TORNEOS

Para esta edición de Weekend Play Mini se organizaron dos torneos de juegos de ZX Spectrum, acorde con la temática del evento. Para el sábado se planeó un torneo de Death Chase, mientras que dejamos para el domingo un combate a muerte en el mítico Barbarian. Los premios corrían en esta ocasión a cuenta de nuestros amigos de Spectrum Compraventa, tienda de videojuegos usados en Estepona y San Pedro de Alcántara que, una vez más, colaboraron con nosotros. ¡Gracias de nuevo, Fran!

Por desgracia no hay evento en el que algo no salga mal. En esta ocasión, creemos que cometimos un error con el horario del torneo de Death Chase, ya que lo planeamos para las 12 de la mañana del sábado cuando prácticamente las puertas estaban recién abiertas y los visitantes tenían mucho por ver. Viéndolo en perspectiva, es normal que acabáramos teniendo que cancelarlo por falta de asistentes. ¡Tomamos nota de lo ocurrido para el próximo evento!

Como no hay mal que por bien no venga, ahora teníamos un torneo de Barbarian con premios tanto para el ganador como para el segundo clasificado. Y esta vez sí, más o menos puntuales, comenzó el torneo con la presencia entre los combatientes de dos invitados de lujo: nada más y nada menos que Locomalito y Gryzor87. Los maestros demostraron que no solo saben hacer juegos, sino que también saben jugar, ya que acabaron superando las diferentes rondas para acabar enfrentándose en una final fratricida en la que se acabó imponiendo Locomalito al mejor de 5 combates, con varios cortes de cabeza incluidos.

EL RECREATIVO DE MUNDOARCADE, A TOPE TODOS LOS DÍAS

No me gustaría terminar la crónica de este Weekend Play Mini sin mencionar al recreativo que montaron los chicos de Mundoarcade. Para esta ocasión no solo pusieron un buen número de muebles clásicos y bartops para que el público pudiese disfrutar; es que además aprovecharon para presentar sus últimas creaciones: muebles bartop con diseño exterior basado en juegos míticos como Pacman o The Newzealand Story. Nuevamente, y gracias a los compañeros de Mundoarcade, se volvió al añorado ambiente de los recreativos donde los gritos de “¿te tiro la magia?” y “¿te lo paso?” volvieron a acompañar a los corrillos detrás de juegos como Ghouls’n Ghost o Sunset Raiders.

CONCLUSION

Desde la asociación pensamos que el retro debe estar presente en cualquier evento de videojuegos y que con trabajo, honestidad y esfuerzo se pueden hacer cosas bastante interesantes sin necesidad de disponer de mucho espacio o recursos. Da igual que no sea un macroevento, en cualquier zona retro bien montada y organizada surge una magia irrepetible que hace que cualquier trabajo y esfuerzo merezca la pena. Desde la asociación le damos las gracias nuevamente a Weekend Play por contar con nosotros para aportar nuestra visión de abuelos cebolleta de lo que ha sido y es el mundo de los videojuegos.

Son muchas las experiencias gratificantes que hemos vivido durante estos dos días; experiencias que pueden llegar a emocionar, como vislumbrar a un padre abrirse completamente a su hijo al hablar de los juegos de su infancia y comprobar como durante un momento surge una compenetración especial entre padre e hijo. Es por ello que seguimos con ganas de hacer cosas y tendréis que “aguantarnos” durante muchos eventos más. Muchas gracias a todos por vuestra asistencia. Gracias a vosotros este tipo de eventos es posible.

EL FUTURO

Si has llegado hasta aquí (¡mi enhorabuena por aguantar este tostón!) posiblemente te estés preguntado si este es el futuro de los eventos que organizaremos a partir de ahora. La respuesta es… depende. Cómo hemos dicho al principio, creemos que debemos estar en cualquier evento de videojuegos con un proyecto acorde a los recursos disponibles. Es por ello que es posible que se repitan más eventos como este Weekend Play Mini. Pero no os preocupéis: seguiremos organizando un evento grande como los dos últimos años, en el que intentaremos una vez más estar a la altura de lo que esperáis de nosotros con actividades variadas para todos los asistentes. ¡Larga vida al retro!

Autor de la entrada: Chemamstrad (@octopusjig)

One Response to Crónica Weekend Play Mini

  1. avatar Akomander dice:

    ¡Qué lástima no haber podido asistir por motivos personales! :(

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Si quieres, puedes añadir una imagen (.JPG) ->