Regreso al Futuro

1:30 am del 22 de octubre de 2015 hora española o, lo que es lo mismo, 16:30 pm del 21 de octubre de 2015 hora de Hill Valley, California. La fecha llegó y pasó. Las redes sociales ardieron, unos compartiendo contenidos sin parar (como un servidor) y otros acabaron hastiados de tantas referencias seguidas.

No deja de ser un día más pero, para los que nos comemos la cabeza como algo habitual, esto resulta un momento muy interesante para la reflexión.

¿Qué tiene de especial la saga? Quizás, desde un punto de vista más actual, solo es una comedia más. Desde nuestra perspectiva, la de los “viejunos” que la vimos en su tiempo, fue muy innovadora y planteó muchas situaciones, ya sea como comedia o como ciencia ficción, que no se habían visto antes. El guin, la banda sonora, los detalles, los actores… Todo resultaba perfecto y en su punto.

¿Tanto se echan de menos los 80? Esto ya es muy personal. Yo no añoro los 80 como tal. Hay muchas comodidades que disfruto hoy en día que no quisiera volver a perder. Personalmente pienso que lo que se echa de menos es la infancia y los ojos con los que se veían las cosas en aquellos días.

art_raf1

Es como cuando celebramos la Navidad. Como siempre digo, las luces de Navidad no brillan ahora como cuando éramos niños. Solo los padres, que ven la Navidad a través de los ojos muy abiertos de sus hijos, pueden volver a sentir algo parecido a lo que es ser un niño y ver algo que nos emociona. Todas esas impresiones e ilusiones y todo ese estímulo en el cerebro. Pienso que esto mismo es lo que produce regreso al futuro, esto es, la nostalgia de una infancia que ya no volverá.

¿Es, de verdad, el futuro? No debemos olvidar nunca que la saga es una comedia. No se hicieron estudios profundos de las tecnologías que estarían por venir y no supieron predecir lo que fue el gran cambio de nuestro futuro: La era digital. El futuro de Marty McFly y compañía consistía en coches voladores, papeleras que caminan y hablan, faxes por todas partes y retroproyectores a modo de televisión. Algunas cosas de las que podemos ver, como las videoconferencias o los lectores de huellas, si se han hecho realidad pero la mayoría no.

art_raf2

La domótica, esto es, las “Smart-Houses” o casas inteligentes no ha llegado todavía pero no la descarto en un futuro. El fax, sin embargo, está condenado a desaparecer gracias a los correos electrónicos que enviamos de esos ordenadores que ahora si tenemos en todas (o casi todas) las casa y que representan el gran cambio de este tiempo. ¿Cómo podían ellos prever a mitades de los 80 lo que iba a representar internet? ¿Cómo podían plantearse que todo el mundo fuera por la calle con un teléfono en la mano y que lo usaran para todo y casi sin hablar por teléfono? ¿Cómo adelantarse al hecho de que estas líneas que yo, un “don nadie” escribo puedan ser vistas por cualquiera en cualquier parte del mundo?

art_raf4

Pese a que no tenemos coches voladores, no deja de sorprenderme y maravillarme el avance que hemos tenido en estos 30 años. Ahora podemos ver las conferencias y ceremonias en directo aunque sea al otro lado del mundo. Podemos acceder a todo el conocimiento de una forma instantánea (si así lo deseamos), podemos crear un “programa de radio” o una serie de videos y subirlos a sitios como ivoox o youtube e incluso llegar a ser famosos sin pasar por los canales convencionales. Podemos hablar con los famosos al otro lado del mundo solo con entrar a su Twitter. Tenemos acceso a TVs enormes con una calidad similar a la de los cines con equipos “cine en casa” que nos proporciona un sonido sin igual. Podemos jugar a videojuegos con un presupuesto tan grande como el de las películas, creados con actores reales y con orquestas para la banda sonora en grandes televisores de pantalla plana. Ahora podemos jugar cualquier recreativa de las que teníamos en aquella época con gráficos mejorados y con la comodidad de nuestra casa. Podemos comprar cualquier cosa desde la comodidad de nuestras casas incluyendo los supermercados (aunque no suele hacerse) y podemos acceder a productos que no se venden en nuestro país sin el más mínimo problema. Podemos sentarnos en nuestro cómodo sofá y leer la prensa en una Tablet con noticias actualizadas por internet al momento y con todos los libros que queramos almacenados en pequeños discos duros pero con una capacidad infinita comparada con los medios de almacenamiento de la época. Podemos hablar (incluso en videoconferencia) con personas al otro lado del mundo por internet sin tener que pagar un precio astronómico por esas “conferencias” que los más mayores recordarán bien. Y, con este enorme párrafo, me quedo corto en enumerar todo lo que podemos hacer ahora que hace 30 años era imposible.

art_raf3

Mirando atrás no he olvidado mis partidas a los tres juegos de “Regreso al futuro” en mi “pequeño” Zx Spectrum y sus 128 KB de memoria con sus pocos colores. No he olvidado lo que era ver las películas en mi flamante video VHS con una tele 4:3 enorme, mono, y con baja definición pero que era lo más de aquellos tiempos. No olvido las revistas que compraba para conseguir información de las novedades al no contar con internet para poder informarme. No olvido los walkman con esas cintas de sonido embotado que nos hacían vibrar en aquellos tiempos. ¿De verdad creéis que nada ha cambiado? Cerrad los ojos y recordad un día cualquiera de esos niños que erais en vuestro pasado.

¿Y ahora qué? Como tantas veces nos ha dicho Doc el futuro no está escrito y puede cambiar. Los niños de ahora tendrán sus propias películas que les retrotraerán a su infancia cuando sean mayores. Siempre podremos imaginar cual será nuestro futuro en 2045  y que haremos para celebrar el 60 aniversario de esta fecha tan especial ¿Ordenadores Holográficos, Cyberconexiones a internet en el cerebro a lo Ghost In The Shell, falsos cuerpos como en “Los Sustitutos”, Droids asistentes como en “Star Wars”? Cualquier cosa que pensemos puede llegar a ocurrir. Lo sabremos dentro de 30 años.

Mientras tanto, Marty, Doc, Biff, Mikey o Bocazas (Goonies), Gizmo (Gremlins), Johnny 5 (Cortocircuito) y muchos otros personajes de otras tantas películas de infancia estarán ahí para recordarme lo bonito que es ser niño.

Autor de la entrada: Seth Garamonde

3 Responses to Regreso al Futuro

  1. avatar Jeff dice:

    Gracias Seth por este articulo, soy un gran fan de la serie Regreso al Futuro, a los que la vimos siendo crios nos impacto mucho, la historia, los efectos especiales, etc.

    Como siempre dices, para los crios las luces de Navidad brillan mas, jajaja

    Un saludo desde un fan tuyo, eres muy buen comunicador

  2. avatar empardopo dice:

    Muy buen artículo… Lástima que la web no tengas más entradas de forma continuada…

Responder a Jeff Cancelar la respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Si quieres, puedes añadir una imagen (.JPG) ->